NUESTRA SANTA TELE

Nosotros también tenemos nuestra religión moderna. ¿Quién hoy en día no tiene el instinto de encender el televisor nada más llegar a casa?

Creo que no podemos vivir sin él. Le rendimos culto más que a cualquier otra cosa

Por eso propongo a las Naciones Unidas a la ONU o a quién sea que mande en ese mundo, reconocer como el mayor representante de nuestra religión actual " El televisor".

¡Nuestro señor, o gran señor televisor, amén!

VALORES CRISTIANOS VS SOCIEDAD MODERNA

Para mí no es difícil elegir entre los valores que transmite el Cristianismo o entre los de la sociedad moderna, donde el humano está reducido a ser un mero consumidor sin ningún principio.


Con eso no quiero decir que soy religiosa, pero si tuviera que elegir entre la religión del consumo y capitalismo o entre la de Cristo, prefiero una mucho más humana como esa última.

En esta Fiesta religiosa del 25 de diciembre que se quiere transformar en momento de máximo consumo, me siento mejor pensando en las palabras buenas de Jesús que en las palabras de Steve Jobs o de cualquier otro ejecutivo de la Silicon Valley.

Somos humanos que poco a poco nos vamos transformando en bestias. Rezaré para que volvamos a la razón y nos pongamos otra vez en el sendero de las personas comprometidas con los demás con principios dignos.

Un fuerte abrazo, y Felices Fiestas 

CÁRCEL DIGITAL


Cárcel digital o adicción a las nuevas tecnologías, es el mayor cáncer de la sociedad actual o moderna. No no hemos dado cuenta, y no nos damos cuenta, pero hemos caído en la trampa de la matriz digital. Estamos cada vez más metidos en la sociedad muy controlada y vigilada. Por ejemplo, acaba de entrar en vigor la autorización de usar drones en las ciudades para vigilar a los ciudadanos. No quiero asustar a nadie, pero vemos como el proceso es el del ya comentado en previas entradas, llamado "la rana cocida a fuego lento".


¡Me parece increíble, que nos hayan podido enganchar con tanta magnitud!

Si estás adicto a Internet y las redes sociales, por favor, intenta no dejar que pase lo mismo a tus hijos. Será su mejor regalo

¡Gracias y Feliz Navidad!